Decálogo para ser el mejor mal político

Este año, como todos hemos visto, ha sido un año plagado de campañas políticas y elecciones. Se han cansado de mandarnos a votar, para bien o para mal. Además creo que todos coincidimos en que ha sido tedioso, cansador y en muchos casos muy al pedo, porque para algunos, ellos ya ganaron. En otros casos sirvió para darnos cuenta de algo: No aprendemos más.

Hemos visto pasar por nuestros ojos a diferentes tipos de servidores… bah, si es que sirven de algo. Algunos viejísimos, otros muy pibes y otros muy ñoquis. Y también hemos sufrido su inaptitud, su arrogancia, pero no importa… como la política dejo de ser vocación, no se hacen ni cargo.

Pero, ¿Qué motiva a un ser vivo pensante a convertirse en político? ¿Cómo concha se le ocurre a alguien hacerse político? ¿Repetir lo que dicen los medios te hacen un político?

Esas y otras preguntas eran las que me hacía y las respuestas que encontré, fue por participar en alguna que otra cosita. Es por eso que en esta nota vamos a plantear como funcionar en la gilada con pasos a seguir para ser el mejor mal político que se les ocurra. Que son diez:

  1. Evaluá cuáles son tus razones para convertirte en político. Identifica de dónde viene este pensamiento pelotudo y sé honesto con vos mismo sobre qué tipo de cosas te atraen de la política. Si es el glamour, la fortuna o la fama, te re sirve si te pinta el cholulismo, pero acordáte de que el político es el tipo de mamífero que siempre tiene que besar bebes o prometer giladas como construir un puente aunque no hayan ríos. Los políticos raramente tienen tanto éxito como para obtener estas cosas, así que apelan usar un partido centenario (o no tan viejo), deformar sus valores, desvirtuar sus ideas y se presentan a elecciones. Deberías convertirte en uno de esos tipos si tenés un interés absoluto en hacer un cambio político como por ejemplo pasar de ser un pibe de la Estanzuela a un pibe cantina del Palmares…
  2. Elegí un partido político. No podes estar en ambos lados de la acequia si sos un político a no ser que seas De Marchi o su sobrino, son geniales en eso. Pero lo ideal seria tener que elegir tu partido, aprenderte sus ideales y entenderlos como el culo, onda Lobos. Los principales partidos en Mendoza son la UCR, el Justicialismo, el PD, entre otros. También está el partido de izquierda, ese que destruyo Del Caño con su personalismo, el PRO y muchos otros más. Aprende todo lo que puedas sobre cada uno antes de elegir y comprometerte de lleno… en encontrar la teta que sirva para que lo estrujes. No es como en los deportes, en donde uno puede simplemente cambiar de equipo. La lealtad a tu partido político es una necesidad. (Habría que explicar esto un poquito a las nuevas caripelas del PRO mendocino)
  3. Trata de encontrar un mentor dentro de tu partido. Meterte en la política ciegamente no es una buena idea. Pedir un poco de guía a un político que admires no es malo. Mostráte sincero en tu carta de presentación y apela siempre a la verdad. Obvio, sabemos que no dirías la verdad… sin postularte te estaríamos conociendo. Últimamente, el que no se atreve a ser inteligente, se hace político.
  4. Ofrecéte como voluntario al comienzo de cualquier interna o elección en tu partido. Aprendélo todo, como dibujar votantes, como hacer votar a los muertos, todo. Aseguráte de vocalizar tu meta de convertirte en político cuando la gente te pregunte sobre tus intereses. Si te preguntan, no digas que sos político, y honesto… lo tomarían como si una prostituta dijera que es virgen. Sin embargo, no se lo digas a un superior. Los contactos demasiado entusiastas pueden cagarte carrera al Top Ten de ñoquis.
  5. Identifica los aspectos que más te apasionan. Necesitas sentirte conmovido en un nivel personal y tu propio deseo de hacer cambios será la fuerza motora detrás de tu carrera política, nunca aceptes un cargo de pico y pala, para eso están los pobres. ¡Haces la diferencia cuando estás motivado por la guita papu!
  6. Empezá en algo pequeño. Pensá qué trabajo como político es el más adecuado para vos. Averigua qué se necesita para desempeñar ese trabajo. Si te pinta, te le pegas a un concejal, uno viejo, y si tiene peinado hitleriano mejor, son los que menos están. La otra idea es que te metas en internas y le hagas la existencia imposible a los del otro bando y después te fijas si podes arreglar para unificar listas… así tanteas si podes ganar algo.
  7. Anda a una escuela o solicita un empleo en el campo del trabajo social que te dará la experiencia que necesitas para desempeñar tu posición elegida en el gobierno. Secretario de algo o alguien, cachiche o perra de los políticos viejos, algo. Así vas aprendiendo las mañas, vas empapándote del mal conocimiento, y de esa manera vas a manchar el nombre de tu partido. Vos obviamente te tenés que hacer el gil y todo te va a salir piola. Onda Pérez.
  8. En las campañas políticas que puedas llegar a tener, focalizáte para que te recuerden a vos… hablando mal del otro, dejándolo mal parado y si te pinta, le inventas, no se… que en su declaración jurada no dijo que el auto que tiene era de la dictadura. Porque la dictadura vende.
  9. ¡Postúlate para un cargo una vez que te sientas seguro de toda tu preparación! Hace campaña con entusiasmo sabiendo que te lo has ganado. Tenés que ser como un tipo cine de mala muerte, de esos que te hacen entrar y después te cambian el programa.
  10. Si ganas, ya estás listo para hacer y deshacer, aunque en el futuro la patria te lo demande… pero no te tiene que calentar, porque a bolsillo lleno corazón contento.

Con este decálogo creemos que ya estás listo para postularte dentro de un año y medio a concejal o diputado, pero ojo, no te olvides del que te dio los concejitos, en una de esas habrá algún contrato por ahí que puedas habilitar…

Hasta la próxima.

WhatsAppShare

Comentarios

  1. Flor dice:

    Muy bueno! Jajaja…. faltaron un par de mañas, pero es un consejo muy completo!

Opina

*