Crónicas en Celular de todo lo que pasó el finde


El fin del amor || Por Belu

El amor se celebró de muchas formas, Cenas, regalos y muchas chucherías más. Pero yo diría que todo fue culpa de Colón ya que nos trajo la religión.

Pero todo mejora con Baco que nos llevó el vino a las alturas y nos dejó embriagados del libido del amor. En los jardines de la nave escuchamos que alguien mató pero no fue por amor. Por suerte la prudencia nos invita al ballet.

Pero como no podíamos ser menos nos fuimos a celebrar el inicio del día del amor como lo hacía don Valentín, uniendo almas hasta que la muerte nos separe… Love love love…

Do, re, mi, fa, sol, la, ¡vid! || Por Carli


El día jueves por la noche se desarrolló una vez más “Música y vino en las alturas” en la terraza de la Municipalidad de Capital.

Una gran cantidad de personas, la mayoría turistas, se acercaron a la calle 9 de Julio y Pedro Molina, para poder deleitarse con la degustación de vinos, acompañado de buena música jazz y una vista imponente de la ciudad de Mendoza.


Que sea con prudencia || Por Saw


La nave cultural nos abrió nuevamente sus puertas, y decidimos disfrutar de una buena obra de teatro.

“La Prudencia” esta obra de Claudio Gotbeter en la que Guillermo Troncoso, Graciela Lopresti, Rodrigo Calderón interpretan a tres amigas que festejaran fin de año quizás por última vez y donde la inseguridad y la forma de ver según la sociedad llevara a estas amigas a justificar lo injustificable.

Con un marco de público muy buena, una escenografía de calidad, actuaciones de muy buen nivel, que pese al ruido exterior (estaba tocando El mato a un policía motorizado en los jardines), lograron hacer reir alos presentes y hasta tentarse sobre el escenario.

Una obra simple ideal para ver en familia.

Culpando a Colon || Por El Gato Con Botox

El Gato Con Botox, o sea, el chabón que les escribe, se coló (y no en sentido literal triple equis de la palabra) otra vez, de nuevo, de vuelta, en un show de Stand Up, “La Culpa es de Colon”. Con la idea clara de un Boy Scout, y fiel a mi cholulismo, me fui a la Nave Universitaria, (que más que nave, parece un campo de concentración de Auschwitz… pintoresca su arquitectura).

Al ingresar ya al horno, perdón, al recinto cultural, estuvo desorganizado el tema con las entradas por invitación. Se pasaban la bocha entre la gente de boletería y “alguien” de Grupo Tres. Me sentí como si fuera una pelota de tenis mordida por un caniche, de tanto ir y venir.

Pero bueno, ya solucionado el tema del ingreso, me ubico en la primera fila, porque groupie se nace. Lo malo: todos nos cagamos de calor porque no había aire acondicionado o ventiladores.

Con “La Culpa es de Colón”, se encargaron de eliminar ciertos prejuicios sobre el humor en cada latitud. El hilo conductor que los une es América Latina, y de allí se desprende su mirada ácida sobre distintos tópicos que nos identifican.

El público apoyó a los comediantes. Muchos fueron por curiosidad, porque los veían por televisión. Pero en el vivo hubo mucha conexión, se produjo un tipo de comunicación en el escenario, interactuando con el público.

Sin fronteras, pero cada uno con su identidad y lenguaje, los cinco comediantes fueron combinando su visión y manera de llevar el humor. Algunos más jóvenes, otros con más experiencia supieron cómo pegar onda, para conquistar al público.

Ricardo Quevedo, el colombiano, fue excelente. Habló desde su lado obsesivo, de la ridiculez que nos gusta asustarnos, y la manera en que lo cuenta es lo excepcional.

Después está Fabricio Copano quien, a pesar de que es un pibe, en su monólogo presentó una mirada muy aguda y actual de la relación Argentina-Chile, Vicuña-Pampita. Otro es Bobby Comedia, quien tiene un perfil más familiar, habló de las parejas pero impacta su energía en el escenario, con su estilo caribeño.

Una de las estrellas de la noche fue Roberto Flores, el mexicano, de México, obvio… improvisó en el momento, situaciones graciosas, por culpa de tres inadaptados que no habían puesto en silencio sus teléfonos. Un humor basado en la sociedad actual en la que estamos inmersos fue lo que lo caracterizó, hablando del movimiento LGTB y de una situación que vivió con una groupie en Facebook, hizo explotar a la gente.

Juan Barraza fue el presentador de cada uno de los Standuperos, aportando la típica acidez que lo caracteriza.

Dance, Dance, Dance || Por Saw


En el dia de los enamorados me fui al Teatro Selectro a ver “Satira de Ballet” la verdad fui creyendo que era una obra de teatro donde se le haría burla a los bailarines, peor no era ballet, y que se de ballet, lo mismo que dela teoría de la relatividad, aunque cuentan en la familia que alguna vez me ponía frente al tele cuando algo de baile clásico se pasaba.

Voy a poner en textuales palabra lo que vi “Ballet con Humor o Comedy Ballet”.

La principal característica de estas compañías es que son integradas solamente por hombres, quienes desarrollan la performance de tanto roles femeninos como masculinos en un estilo humorístico, que parodia tanto al ballet, como a la comedia y actuación, sin dejar de lado un virtuosismo técnico.

En la actualidad muy pocas compañías que se dedican a este estilo, como el Ballet del Trockadero de Montecarlo, el Ballet Gran Diva, el Ballet Eloelle y el Ballet con Humor de Buenos Aires.


Y el show que yo vi está protagonizado por Walter Battistini, mendocino y egresado del Instituto Superior de Arte del Teatro Colón. En 2011, audiciona en New York para el Ballet Eloelle, y pasa a ser miembro permanente del organismo hasta la actualidad.

La verdad yo no entendía nada, peor los muchachos y las chicas desfilaban por el escenario demostrando sus habilidades las cuales envidio sanamente.

El final, Walter y unas emotivas palabras hacia los artistas locales y dándole su apoyo y el final bailando el can can exquisito.

Cabe aclarar que a Walter lo acompaño Williams Malpezzi, bailarín del Ballet Estable del Teatro Colón.

Una noche genial, y un show impecable.

Maldito Rock || Por Diego F.


Domingo 14 de febrero, me di cita en Maldito Perro – ¡un bar con todo el Rock! Minutos antes de las 00hs comenzó el recital con mucho Rock de parte de “Norris”: Alejandro Huici, vos y guitarra; Timi Ignacio, batería; Ezequiel Huici, bajo.


Un power trío espectacular, sonando excelente con sus propias canciones hasta les dedicaron un tema a los enamorados, fue un gran recital y siendo la segunda vez que tocan. El público se vio muy enchufado con la banda en todo momento de principio a fin.

WhatsAppShare

Opina

*