pelo

Vuelve Calypso con un relato erótico que te va a hacer ver las estrellas… no apto para cardíacos.

Mi peluquero

1

Ella escribe relatos hot como Calypso… y a veces Calypso se aparece y todo arde.

Ella volvió

sexo

Calypso nos cuenta sobre su ardiente cábala de fin de año… ¡quién pudiera!

Año nuevo

1

Ella nos cuenta relatos hot en primera persona y nos hace arder… hoy va a hablar sobre su personaje.

Calypso por Calypso

1

Calypso nos deja un relato hot sobre una fantasía de algunas mujeres… en esta ocasión cumplida.

El papa de mi mejor amiga

suenos

Calypso nos deja un fabuloso relato hot con tintes oníricos y un final electrizante.

Sueños mojados

sexo

Calypso nos deja un relato hot intenso, con un juego sadomasoquista arrollador entre líneas.

Juegos pendientes

pareja

Calypso nos deja otro de sus relatos eróticos cargados de pasión. ¿Quién no ha tenido fantasías con un profesor?

Mi profesor

tocar

Calypso nos deja una erotizante relato sobre un día de lluvia… soledad, brisa y el recuerdo de él.

Ella

pareja

Calypso nos deja otro de sus relatos hot nacidos en la red social Tinder.

Emanuel, el escribano

biblioteca

Ella está estudiando en la biblioteca, de pronto entran unos chicos… hay uno especial.

El chico de la biblioteca

rockero

Calypso no deja otra de sus ardientes aventuras hot… ideal para cortar la semana.

Mi compañero, el rockero

telo

Calypso nos deja otra de sus ardientes aventuras sexuales, esta vez sobre su primer telo.

La primera vez que fui a un telo

hombre

Calypso nos deja otra de sus ardientes aventuras, esta vez con un personal trainer que le presentaron las amigas.

El veterano que me presentaron mis amigas

sado

Una lectora nos deja la segunda parte de sus aventuras sexuales mediante esta red social picante.

Tinder: más relatos salvajes (Parte 2)

5

Una lectora ninfómana nos relata las aventuras hot que vive gracias a Tinder.

Tinder: más relatos salvajes (Parte 1)

tinder

Una lectora nos deja un relato hot, bizarro y divertido. No todo siempre termina tan mal.

Tinder, Arístides y sexo